RECORRIDO POR LA SIERRA

El paisaje en Sierra de Gata
Cilleros a 458 m altitud, en la penillanura cultivado de olivares, viñedos y regadío. Cuenta con una superficie forestal de eucaliptos de gran dimensión. Hay una multitud de arroyos que pasan por el término: de Millán, Cigarro, Helechoso, Zarzoso, Tinaja, etc; y que desembocan en la Rivera de Gata. Al norte la Rivera Trevejana que alimenta al río Eljas en la frontera portuguesa.

El bosque y matorral mediterráneo es la vegetación más representativa. En la sierra de Santa Olalla se encuentran las especies más interesantes: robles melojos, alcornoques, almeces, lentiscos, mayuelos, jaras, retamas, ahulagas, etc.

En el Valle de la Rivera Trevejana, se pueden observar robledales y retamales, pastizales naturales y monte bajo, junto a eucaliptos a ambos lados de las carretera. San Martín de Trevejo está ubicado en la vertiente oeste del Jálama, con grandes superficies de olivos y forestales. Predominan el castaño y el roble melojo, observándose ejemplares de acebo en la subida del Puerto de Santa Clara hacia el Payo. La umbría de Villamiel subiendo entre castaños y robles llegas a Trevejo, rodeado de las sierras de Garduño, san Pedro, Alrilla y Cachaza, en cuyo centro se alza el castillo de Trevejo; con olivos y huertos. La cabra es el ganado predominante, encontrándose jabalíes, conejos y perdices en este paraje rico en caza y cubierto de retamas, genistas y escobas.

Hoyos, extensas dehesas cubren la vaguada, donde nace la Rivera Trevejana. En la zona montañosa se conserva el roble; junto con el ganado caprino y vacuno. En el Alto de la Atalaya, podemos ver todas las sierras y valles que componen la Sierra de Gata.

Gata, situada en el Valle de la Rivera de Gata, observamos las sierras y sus laderas cubiertas de pinos; llegamos hasta Gata entre la Sierra de Salido y las vertientes de las Cabreras. Al entrar en Gata nos encontramos con un interesante Jardín Botánico, con impresionantes ejemplares de pinos piñoneros, cedros, acacias, algarrobos, almendros, magnolios y así hasta más de cincuenta especies de árboles y arbustos; destacando a la derecha el majestuoso cedro, de forma trapezoidad y ramas colgantes. Considerado como una especie protegida. En la ermita de San Blas hay varios castaños de grandes demensiones. Gata cuenta con el monte de pinos más importante de la comarca. La agricultura tradiconal es el olivo, conservando tres almazaras en la Rivera de Gata. El kiwi se ha impuesto.

Torre de Don Miguel, nos encontramos con matorral como carquesas, brezos, jaguarzos, madroños, labiérnagos, durillos, etc. En los últimos años se han plantado cerezos.

El Valle del Árrago , se llega a Cadalso, ente las sierras de las Pilas y la del Moro; pasando por Descargamaría y Robledillo acompañado del río Arrago, en cuyas márgenes vemos alisos, sauces y álamos, típica vegetación de ribera.

En Robledillo la presencia abundante de robles, nos indica la procedencia del nombre de la población. También castaños y encinas son frecuentes en sus laderas.

Por el Valle del Arrago se puede observar la silueta del buitre negro o la cigüeña negra; cultivos, olivos, cerezos viñedos y frambuesas, se entremezclan con pinos y encinas adornados por las cajas de colmenas.

Santibañez, en su altura ha sido un pueblo con arraigo ganadero, con una dehesa para pastos de vacas del país, existiendo poblado de establos y corrales llamados los pajares, en el llano Sur de la dehesa boyal. También al sur, bordado por dehesas de encinas y alcornoques está el embalse de Borbollón.

Borbollón, constituye una importante reserva ornitológica. En la isla de poco más de 20 hectáreas de superficie, anidan cigüeñas, garzas, garcillas y milanos. En invierno se acompaña de miles de patos, gaviotas y grullas.