Santoral >> Santa Julita y San Quirico   

     En Tarso, ciudad del Asia Menor, sufrieron martirio Julita y su hijo Quirico, de tres años, por el 404 d.c. Aunque la devoción a estos mártires no se extiende hasta la Edad Media, la leyenda de su vida y milagros por Italia, Francia y España se plasma hasta en el arte y hay versiones en que el niño aparece con la cabeza aplastada en los peldaños del tribunal que los juzga, o decapitado, o aserrado en dos. Así la imaginería nos lo muestra con otra edad a veces y la leyenda incluso lo monta en un jabalí de cuyo ataque libró a Carlomagno , nada menos, lo que se mezcla en sueños imperiales con la petición de un velo para cubrirse el infante, que se traduce en el pago imperial del tejado de la catedral del Nevers, joya del gótico dedicada a ese santo en dicha capital departamental francesa.

    De Siria y aquella Tarso de San Pablo a Francia o Villanueva de la Sierra, que los tiene por Patronos, aprendemos algo de la universalidad de la iglesia y puede que jabalíes y el patronazgo que ostenta Quirico sobre los aserradores aconsejaran encomendar esta Villa en su tiempo forestal y montaraz, a estos mártires cristianos.

Su fiesta se celebra el 16 de junio.

<< Regresar al listado Santoral    








* No es necesario selecionar los dos datos