Santoral >> San Sebastian   

   Por su noble cuna, tal vez milanesa, llega en el ejército imperial de Diocleciano a ser Comandante de su guardia pretoriana. Descubrir que era cristiano y que animaba en la fe a los presos perseguidos sentenció su muerte a flechazos, de lo que salió curado gracias a Irene que pudo salvarle y restablecerle. Su valor al enfrentarse luego a tal tirano le supuso que le lapidasen con más acierto y tirasen su cuerpo a la Cloaca Máxima de Roma por el 288.

   Este heroico defensor de su fe, por su carácter militar como Martín, Mauricio y más tarde Santiago, entre otros, tuvo gran devoción y culto en la Edad Media, siendo las Ordenes Militares valedoras de su advocación, patronazgo y devoción en pueblos como Acebo y Hernán Pérez, sin olvidar su culto en San Martín, Robledillo, Cadalso con su "ramo" popular en que decía lo de: "Vuestro padre fue francés/ vuestra madre de Milán/ y vos sois del cielo Empireo/ glorioso San Sebastián"; las procesiones para "librarnos de la peste" (tema que surgió siglos después; las peticiones de salud y buena mili, en nuestra Sierra y otros lares).

   En el frío enero, el 20, aunque el refranero indique que antes fue San Antón, la alegría profana se une a la devoción que sigue fiel en las acebanas faldas del Jálama y en Hernán Pérez.

<< Regresar al listado Santoral    

 








* No es necesario selecionar los dos datos