Santoral >> San Pedro Celestino   

    "Si San Blas nuestro Patrón/pudiera subir la cuesta/ a San Pedro Celestino/ Le cortaría la cabeza". Esta copla popular cillerana, que con el desenfado y sorna serragatinos se canta en ésta o parecida versión, nos da idea de algo corriente y normal en todo sitio y lugar, como es la rencilla, pugilato, envidieja o desavenencias existentes entre localidades limítrofes, pues no son mejores refranes o dichos desde o para San Martín, Eljas, Cadalso o Robledillo de Gata. Son frecuentes aquellos en que metemos por medio incluso a los santos.

    Pedro, llamado también Celestino con cuyo nombre fue Papa, Celestino V, era un ángel, ingenuo y tímido. Eremita y fundador de los Eremitas de San Damian, que se conocían como "celestinos" fue proclamado Papa precisamente por su bondad buscando el clero y los caciques, franceses sobre todo, paz en una iglesia en su Edad Media baja, que precisaba rector del tal perfil. Tardaron en cubrir la vacante 27 meses nada menos, y los tributos a Roma, la Inquisición y otras causas contribuyeron a ello.

    Pedro Celestino, a quien Villamiel acudió en sus horas malas y le hizo Patrón, es de los pocos Papas que abdicó (5-7-1294 a 13-12-1294) y se volvió a su retiro santamente. A su consejero y asesor, Gaetani le hicieron Papa (Bonifacio VIII) ya viejo , tropezó con Felipe IV, el Hermoso francés, cuyos sicarios cuentan llegaron a abofetearle en su trono y tiara puesta, de cuyo disgusto murió. Buena espina para San Blas.

    En 1313 le canonizó Clemente V, lo que creo confirma la valía de Pedro que San Blas, muy anterior, honraría al ver las tempestades de Clemente y el Hermoso, que Celestino previó y evitó.

    Su fiesta se celebra el 19 de mayo.

 

<< Regresar al listado Santoral    








* No es necesario selecionar los dos datos